Un papiro egipcio de hace más de 3 mil años revela nuevos datos sobre el proceso de momificación