¿Es la inflación un tigre feroz o un inofensivo minino?