Como Phelps y Usain Bolt, Simone Biles se convirtió en prisionera de su excelencia