Gonzalo Borondo, en la oscuridad