Hacienda recurre a fondos y fideicomisos para cubrir la falta de ingresos