El presidente reconoce resistencias internas a sus proyectos