Contra el nuevo virus, un detente en el Zócalo