Aristegui, Proceso y el "hampa del periodismo"