De ser aprobada, la píldora de Merck se convertiría en el primer tratamiento antiCovid ingerido desde casa en América