Biden y Trump abren fuego