Salinas Pliego ante Twitter y SAT