El regreso de la hegemonía territorial del partido del Presidente