De Rusia y Ucrania: ¿con calma?