Cada voto de la revocación costó 102 pesos, casi lo de una vacuna contra Covid