¡Adiós, Amlito!