Los humanos aceleraron la extinción de los grandes mamíferos de Sudamérica