Economía y finanzas requetebién, gracias al neoliberalismo salinista