Rosario, ¿y cuántos exsecretarios más?