Los anhelos perversos y la prensa