Tributar como en Londres; vivir como en Calcuta