El carbón activado puede acabar con tus dientes