Vail, un destino que también sorprende en verano