Nuestro gusto por la polarización