Un fallo en los cables de la luz provocó el incendio de Paradise en el que murieron 85 personas