Quintana Roo, ejemplo de lo que no debe hacerse: improvisación