Hábitos saludables reducen riesgo de demencia