El inobjetable adiós de Germán Martínez