Germán Martínez: ¿ave de mal agüero?