Una renuncia, una crisis en la 4T