México, un campo minado