Golpes fuertes en rostro o cabeza podrían afectar función ocular