La realidad puede más que la terquedad