Las condiciones indignas de niños migrantes en un centro de detención sacuden a EE UU