Alumnos inatentos duplican a los hiperactivos