El dinero de El Chapo, un asunto binacional