Marcelo, del terrorismo al onanismo