El infarto ya no es un problema sólo de adultos