Darle un teléfono celular a un niño pequeño es como darle drogas, aseguran expertos