Smog, tan dañino como una cajetilla de cigarros al día