Rosario, el tufo de la venganza