No es Trump, sino la comunidad de seguridad militar de EE. UU.