Así como un foco puede iluminar una habitación, una sola persona de bien puede iluminar el mundo