San Lázaro: primeros saldos