¿Contento, profesor Ackerman?