Cuida la palabra que empeñes, es tu mejor tarjeta de presentación