El cuarto mandamiento de la 4T: No legislarás a modo