¿Eres workaholic? Puedes tener mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral