Redondo debut de los Raiders