Muere Robert Frank, el fotógrafo outsider que se convirtió en mito