Madera: la madre de todas las batallas